Skip to main content

Search

Search

4 verdades que pueden salvar tus encías (y dientes)

# 1 Es común, pero no es normal.

Si te preocupan los posibles problemas de las encías, no estás solo. Millones de adultos tienen algún tipo de enfermedad de las encías. Sin embargo, muchos de nosotros no somos conscientes de esto. Puede que te resulte sorprendente que uno de cada cuatro adultos en todo el mundo tiene algún tipo de enfermedad de las encías, ya sea en una etapa leve, moderada o grave.

# 2 No hay sólo un síntoma.

La enfermedad de las encías no se refiere sólo a una condición, síntoma o tratamiento. Se refiere a toda una serie de síntomas y etapas, desde síntomas leves como encías enrojecidas e hinchadas, y las señales más obvias, como el sangrado de las encías, a temas más serios donde las encías se retraen y se forman bolsas. Si se ignora, la situación puede dar lugar a daños más graves que destruyen los dientes, las encías y los tejidos.

# 3 Es evitable

La buena noticia es que esta progresión, desde síntomas más simples como encías inflamadas e irritadas, hasta los más graves como la formación de bolsas, no sucede de un dia para otro. En cada etapa de progresión existe una oportunidad de cambiar los hábitos para mejorar tu salud oral, y proteger tus encías,  preservando tus dientes.

# 4 No ignores los síntomas

Cuanto más consciente seas de los primeros signos de problemas en tus encías, más pronto podrás hacerte cargo y cambiar tu rutina de higiene oral para volver a una boca más fresca, limpia y saludable. Si tus encías sangran y continuás ignorando las señales, con el tiempo la enfermedad de las encías puede tener consecuencias graves, como la pérdida de los dientes.