Skip to main content

Search

Search

¿Observás que tu esmalte dental está desgastado?

El esmalte dental es la superficie más fuerte del cuerpo. Al tacto, es firme y fuerte, pero también se puede desgastar con el tiempo debido al consumo de alimentos y bebidas muy ácidas, o por la simple presencia de placa bacteriana y sarro que no removés con el cepillado rutinario, uso de hilo dental y enjuague LISTERINE®. Si te sentís inseguro al morder verduras duras o crudas, como las zanahorias, revisá los siguientes síntomas para ver si tu esmalte dental puede estar desgastado, dejando tus dientes vulnerables a todo, desde grietas hasta caries.

# 1: Abolladuras en los dientes

Si comenzás a notar abolladuras en tus dientes, lo que tu odontólogo llamaría ventosas, esto podría significar que tu esmalte dental se ha desgastado.

# 2: Dientes amarillentos

Otro síntoma que indica que el esmalte dental pudo sufrir un desgaste es un color amarillento de los dientes. Lo que sucede es que la dentina, que es el tejido óseo duro que forma la mayor parte del diente debajo del esmalte, tiene un color amarillento por naturaleza, que cuando se expone le da al diente este tinte.

# 3: Dientes astillados

Si comenzás a ver diminutas grietas en tus dientes, esto podría ser otra alerta de que el esmalte de tus dientes se está erosionando, y que se están volviendo más débiles y vulnerables al daño cuando mordés y masticás.

# 4: Sensibilidad

Si te duelen los dientes al contacto con líquidos a temperaturas extremas, como el té y café calientes o agua con hielo, esta podría ser una señal de que el esmalte de tus dientes se ha debilitado, haciéndolos más vulnerables a las caries. También puede que sientas una breve corriente al comer alimentos muy dulces dado que tus dientes están más débiles.