Skip to main content

Search

Search

Aliento fresco: Preguntas frecuentes

¿El mal aliento puede ser señal de otros problemas de salud?

Sí, el mal aliento persistente puede ser una consecuencia de otras condiciones médicas. Enfermedades comunes como el reflujo ácido o la gastritis podrían dejarte un mal sabor en la boca. Así mismo, las bacterias y la acumulación de mucosidad de una infección sinusal podrían ser la causa del problema. Si tu aliento es ligeramente afrutado, no es del todo agradable u ofensivo, puede ser un signo revelador de diabetes, mientras que un olor fuerte a amoniaco se ha relacionado con la enfermedad renal.

Las enfermedades de las encías en su etapa intermedia y avanzada pueden causar mal aliento debido a la excesiva presencia de bacterias en la boca. Y la boca seca, deja a tu boca sin poder de eliminar naturalmente las bacterias y partículas de comida de los dientes y de las encías, antes de que empiecen a descomponerse.

Si te preocupa que tu mal aliento pueda ser un signo de un problema más grande, o si eres incapaz de dominarlo con tu rutina de higiene oral compuesta de cepillado, uso de hilo dental y enjuague bucal, hablá con tu odontólogo.

¿Qué hábitos pueden provocar el mal aliento?

Cuando se trata de hábitos que pueden causar mal aliento, el consumo de tabaco es el más fuerte de todos. El solo hecho de fumar por sí solo (dejando de lado los riesgos de salud asociados) es suficiente para que tu boca sepa y huela como un cenicero. Y si tenés una dieta alta en azúcar lo haces peor, porque eso es justo lo que las bacterias en tu boca necesitan para multiplicarse y formar la placa bacteriana. Las dietas sin carbohidratos a menudo pueden duplicar las probabilidades de mal aliento, pues sin carbohidratos, el cuerpo aumenta su producción de amoniaco para tratar de metabolizar los alimentos. Las personas que ayunan o saltan comidas regularmente, corren un riesgo diferente: dado que la masticación ayuda a estimular la producción de saliva, y con esto evitan la boca seca y el sabor rancio, cuando no masticás durante largos periodos de tiempo, el aliento puede empezar a oler mal. La boca seca también afecta a las personas que respiran regularmente a través de la boca produciendo mal aliento. Por último, las personas que están sobre estresadas pueden terminar teniendo un aliento desagradable.

¿Masticar chicle realmente ayuda a eliminar el mal aliento?

Si y no. Dado que el mal aliento es causado por la resequedad en tu boca, masticar chicle sin azúcar puede ser una buena manera de lograr que tus glándulas salivales se activen. La saliva no sólo ayudará a eliminar las bacterias, sino que saca partículas de alimentos no deseados de tu boca antes que comiencen a descomponerse allí.

Los chicles, caramelos y mentas que contengan altas cantidades de azúcar no van a ayudarte. Puede que enmascaren temporalmente el mal olor, pero como no ayudan a la eliminar las bacterias que realmente están causando el mal aliento, su efecto se perderá rápidamente. Y peor aún, por su contenido rico en azúcar, se adhieren a tus dientes y encías produciendo placa bacteriana, lo que automáticamente aumentará tu mal aliento. Entre más placa bacteriana tengas en tu boca, peor y más fuerte será tu mal aliento.

La mejor solución es cepillarte, usar hilo dental y enjuague bucal después de comer. Esto asegurará que tu boca esté completamente limpia.

¿El enjuague bucal causa mal aliento?

A menos que estés usando un enjuague con sabor a ajo o queso azul, ningún enjuague bucal hará que tengas un mal aliento. Sin embargo no todos los enjuagues bucales son iguales. Se ha demostrado que el enjuague bucal LISTERINE® no reseca los tejidos orales; incluso los estudios muestran que puede ayudar a que la saliva fluya más rápido. Y recuerda que una de las funciones de la saliva es eliminar las bacterias que causan el mal aliento en tu boca. Dicho esto, tal vez el sabor intenso característico de LISTERINE® es muy fuerte para vos. Si este es tu caso, estamos orgullosos de ofrecerte el enjuague bucal LISTERINE® Zero™, una fórmula sin alcohol, con un sabor más suave pero igualmente efectivo eliminando los gérmenes responsables del mal aliento. Para obtener los mejores resultados, usá el enjuague bucal LISTERINE® dos veces al día, en la mañana y en la noche, para una protección de 24 horas contra las bacterias que causan el mal aliento, manteniendo tu boca limpia y fresca.