Skip to main content

Search

Search

El papel crucial que tiene la saliva en la salud oral

La saliva también es un trabajador incansable que contribuye en gran manera a mantener la salud oral.

La saliva protege tu boca

Pensá en la saliva como un sistema de control de temperatura, poderoso, disolvente de comida, y un apoyo total al sistema digestivo. La saliva contiene compuestos poderosos que disuelven los alimentos, garantizando que la comida se digiera fácilmente.

La saliva protege tus encías

La saliva contiene proteínas y minerales que fortalecen los dientes y minimizan los gérmenes, disminuyendo el riesgo de caries y de enfermedades de las encías. También combate el mal aliento porque mantiene alejadas a las bacterias.

La saliva protege tus dientes

El envejecimiento viene acompañado de desafíos. Pero existe uno menos gracias a la saliva en la boca, que mantiene las coronas firmemente en su lugar, evitando que nos preocupemos de accidentes relacionados con la dentadura a medida que envejecemos.

La saliva previene la boca seca

A medida que envejecemos, producimos menos saliva. Esto se conoce como “boca seca”, o en términos médicos, xerostomía. Algunos de los síntomas de boca seca pueden incluir una sensación incómoda de hinchazón de la lengua, que genera difícultad al tragar y una fuerza constante que empuja la lengua hacia la garganta.

Más que una simple molestia, la boca seca es una invitación abierta para que los gérmenes y bacterias prosperen porque la saliva escasea. Esta es la razón por la cual la respiración ofensiva a menudo acompaña a la boca seca, y por lo cual se incrementa el riesgo de enfermedad de las encías y caries.

Si bien es más típico cuando somos mayores, la boca seca también puede venir con el consumo de ciertos medicamentos, condiciones crónicas como la diabetes, el estrés, el tabaquismo o incluso la deshidratación.

Mantener la saliva fluyendo es una parte esencial para mantener tus encías y dientes sanos. Cuando sientas la boca seca, asegurate de producir rápidamente saliva masticando chicle sin azúcar, comiendo algo, o tomando agua potable; y, en caso de tomar algún medicamento que incluya “boca seca” como un efecto secundario, consultá con tu médico alternativas para disminuir sus efectos o cambiar de medicamento.