Skip to main content

Search

Search

Los 5 consejos principales para evitar el mal aliento

Practicá una buena higiene oral.

En tu lucha sin éxito contra el mal aliento podés hecharle la culpa a tu rutina de higiene oral incompleta. Preguntate: "¿Estoy cepillándome y haciendo uso del hilo dental y enjuague bucal todos los dias?" Si la respuesta es no, debés comenzar a adquirir el hábito. Te compartimos unos pasos simples que te ayudarán a minimizar tu mal aliento, eliminando la acumulación de bacterias en tu boca. Y no te enfoques solo en los dientes. Recordá darle un poco más de atención a tu lengua, ya que puede alojar miles de partículas de alimentos en descomposición y bacterias que causan el mal aliento. Si las eliminás, ayudarás a reducir la placa bacteriana también. Recordá, el cepillado solo limpia el 25% de tu boca. Asegurate de incluir el hilo dental y enjuague bucal LISTERINE® dos veces al día para obtener mejores resultados.

Visitá a tu odontólogo cada 6 meses

Tal vez estés practicando una buena rutina de higiene oral, pero tu aliento todavía aleja a las personas cuando hablás. Es el momento de visitar a tu odontólogo, quien podrá hacer un diagnóstico y tratar los problemas bucales que están causando tu mal aliento.

Dejá de fumar

Dejando de lado los efectos secundarios para tu salud, el consumo de tabaco te da un aliento de fumador. Al igual que con cualquier adicción, dejar el cigarrillo puede ser mucho más difícil de lo esperado. Así que habla con tu médico acerca de cómo vencer el hábito.

Tomá mucha agua

El agua es fresca, refrescante y la podés conseguirla para tomar fácilmente y en grandes cantidades. Así que dejá las excusas y aprovechá. El agua potable no sólo previene la sequedad de boca, una de las causas del mal aliento, sino que también enjuaga los residuos y las partículas de comida antes de que comiencen a descomponerse y producir un olor desagradable en tu boca.

Masticá chicle

Los odontólogos recomiendan el cepillado, uso del hilo dental y enjuague bucal dos veces al día para una higiene oral óptima. Entonces, ¿qué puedo hacer entre las limpiezas? Comete un chicle. El chicle ayuda a la producción de saliva, la que facilita la eliminación de alimentos y bacterias de los dientes, las encías y la lengua. Sólo asegúrate de que sea sin azúcar, de lo contrario aumentará el riesgo de caries.