Skip to main content

Search

Search

4 consejos para proteger tus dientes

Cuanto más sepas, más te vas a dar cuenta que la mayoría de las cosas que ponés en tu boca son enemigos del esmalte dental y tus encías. Si bien esto puede ser cierto, la buena noticia es que podés contrarestar este daño siguiendo los consejos que te compartimos a continuación para reemplazar los minerales perdidos, mantener fuertes los dientes, y disminuir los daños causados por los gérmenes en tu boca.

# 1: Sellá tus dientes

El flúor hace que el esmalte dental se fortalezca y evita la aparición de caries en tus dientes. Tu odontólogo podrá sellar tus dientes sanos con flúor generando una delgada capa protectora.

# 2: Usá hilo dental por lo menos una vez al día

El hilo dental elimina las partículas de alimentos y residuos bacterianos entre tus dientes y encías, lo que hace menos probable que las bacterias se despositen hasta convertirse en sarro endurecido, que sólo un odontólogo con herramientas profesionales puede retirar.

#3: Cambiá tu cepillo de dientes

Reemplazá tu cepillo de dientes de 3 a 4 veces al año. Asegurate de utilizar cepillos con cerdas suaves, que son suaves con los dientes y encías y no desgastan el esmalte y el tejido de las encías. También tené en cuenta que el cepillo de dientes eléctrico limpia los dientes con eficacia sin demasiado poder abrasivo.

#4: Usá enjuague bucal después de comer

El enjuague bucal puede ayudar a desalojar la comida que se encuentra pegada a los dientes, o entre éstos y las encías. Usá un enjuague bucal como LISTERINE® para combatir el depósito de bacterias y evitar que se conviertan en sarro.